Lacucaracha

Un site utilisant unblog.fr

Oda al chocolate

Classé dans : Non classé — 13 décembre, 2012 @ 4:42

Oda al chocolate

¡Ô chocolate! Alimento divino

Gracias a la que te descubrió.

A tu atracción, luchar no puedo.

 

Soy como una mariposa

Volando y atraída

Por la luz maravillosa.

 

Sé perfectamente que no debo,

Pero resistir no logro.

Cuando ya resistir no puedo,

 

A la cocina me dirijo.

La puerta del armario abro,

Abro a puerta del paraíso.

 

Te salto de tu cárcel tan agradable,

Y cometo el irreparable.

Voy a comerte integralmente.

 

Qué tristeza ser goloso,

Parece que es un pecado,

Personalmente no lo creo.

 

Es un verdadero placer,

Cuando entre mis labios,

Siento tu suave gusto.

 

¡Ô chocolate! ¡Ô chocolate! ¡Ô chocolate!

Escribir una carta

Classé dans : Non classé — 13 décembre, 2012 @ 3:37

Querido Manuel,

Hace mucho tiempo que no nos hemos visto pero, no sé porque, hoy, cuando me he levantado, he pensado en ti y he tenido ganas escribirte…No sé por donde empezar… pero no puedo alejar más.

Hace más o menos diez años que me fui en Argentina para empezar una nueva vida que pensaba seria más feliz que la que tenía en Francia. Al principio, puedo decir que fue el caso. Vivía tranquilamente, al ritmo de la naturaleza, con mis propios recursos. Vas a pensar que es ridículo contentarse de tal poco. ¿Cómo se puede ser feliz, viviendo en un pueblo de campesinos sin televisión ni teléfono? Pero era el caso, de verdad. Era muy agradable vivir sin preocuparse del dinero, del trabajo, del tiempo que va a faltar u otra cualquiera cosa que ahora me aparece sin ninguna importancia.

Sin embargo, poco a poco, mi paraíso se vuelve en un infierno sin nombre. En efecto, la dura realidad de la vida me había recobrado. No había hallado lo que pensaba en este país. Sin embargo, me he acostumbrado y vivo aquí, así es, aunque no encuentre lo que había venido buscar. Pero, todo eso no es importante… (Va a pensar que nada ha cambiado, que soy todavía la joven mujer de tus recuerdos, que no sabia ser directa, que hablaba mucho para decir nada…). Tengo que decirte algo pero no sé como decírtelo.

Sin duda vas a odiarme pero espero que vayas a llegar perdonarme… un día… quizás…

No sé si te acuerdas de la última noche que hemos pasado juntos, antes de mi marcha hacia América Latina… para mi fue una noche inolvidable, fue la última vez que fue feliz, aunque mi corazón fuera atraído entre dos sentimientos. Por una parte la alegría de ir por primera vez en el país de mi niñez, el país de mis orígenes; y por otra parte la desesperanza de abandonarte, tu, Manuel, el amor de vida, el hombre que quería lo mas entre todos…

Si me fue en Argentina es gracias, o a causa de ti. Si no me había dicho de hacerlo no lo habría hecho. Me ha pedido de irme, me ha dicho que era necesario para que fuera feliz, para que supiera quien era mis antepasados, y como era su tierra. Y por fin me has pedido olvidarte… no sé porque, y seguramente no sabré nunca… quizás no me quería mas, quizás había otra mujer, o quizás tu familia había llegado separarnos… y mi sed de conocer mi pasado era un pretexto… pero, ahora eso también no es importante.

Creía que te había olvidado, hasta esta mañana de septiembre cuando te escribo esta carta.

Pues, escribo y escribo todavía pero, no te digo finalmente, el principal…

Tengo un hijo… Tiene la edad de nueve años, es muy guapo; tiene el pelo castaño y los ojos azules, una mezcla particular que debe a sus dos padres, es muy inteligente, curioso, imaginativo, vive alegre, pasando sus días jugando con sus amigos, imaginando historias de venturas fantásticas. Cuando era pequeño era el más maravilloso de los niños, no lloraba, no gritaba, era tranquilo con sus ojos abiertos en grande como  si quisiera ver más allá todavía…

Pienso que cuando vas a leer eso, habrás comprendido que este niño cual estoy hablando es TU hijo.

No te conoce y pienso que nunca te conocerá. Según él ya tiene un padre que es mi marido. Le ha criado como si fuera su propio hijo. Le ha dado todo el amor posible y de esta manera, tú, no le faltas. No conoce tu existencia y eso no le duele.

No sé porque, hoy, he sentido la necesidad de liberar mi consciencia. No he hablado de ti a nadie desde esta última noche que he pasado en tus brazos, pero, hoy, vivir con este peso era demasiado difícil, casi imposible; pensando que había venido en Argentina para buscar mis orígenes, y que ahora privo a mi hijo de su verdadero padre, pienso ¡qué ironía!

Escribir esta carta me ha liberado un poco de este peso, aunque pienso que no vas a leerla nunca. No tengo el ánimo para permitir al pasado que reaparezca a través de ti. Seguramente nos haría más de mal que de bien.

Entonces prefiero enfermar esta carta, y olvidarla también…

 

 

La Soledad

Classé dans : Non classé — 13 décembre, 2012 @ 3:19

La soledad   La Soledad la-solitude--300x199

 

 

Abandonado por las luz de las estrellas en el cielo,

Ignorado por las lluvias calientes del verano,

Aislado, y solo me encuentro.

 

Como único consuelo, me quedo mi recuerdo.

Cuando me siento solo, y solitario

Pienso en amor pasado, y en amigo olvidado.

 

La soledad es como un peso sobre mi hombro,

Como si fuera un peso que me tira en el más profundo.

La tristeza ya invade mi corazón…

 

Durante mucho tiempo me acosté temprano…

Classé dans : Non classé — 13 décembre, 2012 @ 3:18

“Durante mucho tiempo me acosté temprano…” Marcel Proust

 

Durante mucho tiempo me acosté temprano.

Hubo un periodo durante el cual cada día, cuando venía las 9 de la tarde no podía guardar los ojos abiertos. Caía en un sueño de plomo y dormía mucho. Podía dormir sin ninguno problema de 12 a 14 horas cada noche.

¡Qué felicidad! Poder ir en este mundo maravilloso que era él de los sueños sin ninguna dificultad, y levantarse sin estar cansada, fresca como una rosa…

Sin embargo no duró aquel tiempo… Ahora, ya no me acuesto temprano. Quedo mirando la televisión durante largas horas sin ver nada de interesante, sin mirar de una buena película, sin aprender nada de pertinente sobre tal o tal cosa… Me aburrido a morir y no puedo dormir.

Y cuando encuentro finalmente el sueño, cuando me duermo en el sofá, con la televisión apagada, no duermo de un sueño reparador y feliz en el cual sueño de cosas agradables. Me despierto súbitamente cuando oído un ruido que proviene de la televisión que todavía funciona.

Entonces me voy hasta mi habitación y me pongo en mi cama para continuar a dormir, pero no lo puedo. Y el infierno vuelve a empezar… espero y espero todavía que me voy a caer en la profundidad del sueño pero sin suceso.

 

Parece que es clásico para las personas como yo. Todas o casi están insomnes… una manera de decir que ¡son viejas!

Je serais la première et la seule sans cesse

Classé dans : Non classé — 18 novembre, 2012 @ 6:04

Seré la primeJe serais la première et la seule sans cesse 9445774-ruban-laureat-or-la-premiere-place-numero-un-icone-de-la-medaille-concept-de-la-victoire-champion-c-1-183x300ra y la única sin cesar…

Eso es mi lema, mi consigna.

Cuando no tengo fuerza para continuar…

Cuando pienso que no vale la pena…

Una pequeña voz en el fundo de mi alma.

Me repite sin cesar: “¡serás la primera,

Serás tu la única!”

A partir de este momento, tengo de nueva la fuerza, la gana…

Tengo el amino necesario.

¡Entonces hago lo que debo!

La Naturaleza

Classé dans : Non classé — 18 novembre, 2012 @ 2:57

La naturaleza  La Naturaleza arbre-300x200

 

 

Un poco de sol, un poco de lluvia

Un poco de tierra, que le sirve de cuna.

Un pepita, la vida…

Y mucho paciencia…

 

Nada es cierto, pero…

Finalmente aparece la vida

Crece un en germen, una planta

Que ayer todavía era una pepita en el suelo.

 

El tiempo va a pasar

La pequeña de ayer es grande ahora…

Un gran árbol en el cual la vida

Finalmente va a reinar.

 

El Viaje

Classé dans : Non classé — 18 novembre, 2012 @ 2:13

Invitación al viajeEl Viaje invitation-au-voyage21-300x221

 

 

Viajar no es solamente

Mover su cuerpo

De un lugar a otro.

 

Viajar es otramente

Vagabundo del pensamiento

A través mar, selva, océano y sueño…

 

Viajar no es únicamente

Pasar su tiempo

Bronceando y durmiendo.

 

Viajar es curiosamente

Transportar su espíritu vivo

En un viaje del sentido.

 

Viajar es tranquilamente

Pasar la mano en el pelo

De una mujer con maravilloso rostro.

 

Viajar es suavemente

Dar un caliente beso

Sobre su dulce carrillo.

 

Viajar es mágicamente

Tener la mirada como cielo ensombrecido

Cuando se viaja en el mar de su azul ojo.

 

Viajar es sensualmente

Sentirse transportado en otro mundo

Mundo de placer desconocido…

 

Viajar es felizmente

Ir donde todo “es solo orden, belleza,

Lujo, calma, y voluptuosidad”.

Historia de Tobi

Classé dans : LITERATURA,Non classé — 31 octobre, 2012 @ 2:56

Esperanza…

“Era una vez, en una ciudad del sur de Francia, un ser humano, todo lo que hay de más clásico, que se llamaba Tobi.

Vivía con su familia en una casa, en las afueras.

Cada mañana se levantaba a la siete, y desayunaba en la cocina frente a la ventana mirando el jardín de los vecinos donde había un perro llamado Medor. Bebía un vaso de leche, y uno de zumo de naranja. Comía una medialuna, y un yogur con azúcar. Su madre le había dicho que el desayuno era la comida la más importante del día y desde su nacimiento siempre había escuchado a su madre.

Tras su día de trabajo podía empezar con serenidad. Empezaba a la ocho y media. Trabajaba en contacto con muchos colegas, leyendo muchos documentos que no le gustaban, y haciendo paginas y paginas de cálculos que no le gustaban más. Cuando era finalmente el fin del día, cuando eran las cinco de la tarde, podía revolver a su casa. Cogía el autobús con algunos colegas y llegaba finalmente; el más difícil estaba hecho.

Veía un poco la televisión hasta que llegaran los otros a casa. A la ocho, cenaba con los miembros de su familia; era el momento para compartir los acontecimientos nuevos del día, como lo decía su madre.

Tobí vivía como todos los chicos de su edad, iba a la escuela donde se aburría. No le gustaba su profesor y habría preferido pasar su tiempo jugando con sus amigos o en su casa a ver la televisión.”

Lucia cerró el libro que estaba leyendo. Lo dejó sobre su cama y se levantó. Se puso cerca de su ventana y miró en la calle donde no había nadie. Siempre sentaba como una presencia, una sombra, en el viento que soplaba, como una voz que intentaban decir algo… Se dijo que no estaba importante, que estaba su imaginación.

Revolvió en su cama y miró el libro que había dejado…

No sabia lo que quería encontrar en este libro que se titulaba “la maravillosa historia de Tobí”. Lo había comprado en una pequeña librería en el centro antiguo de la ciudad. Cuando había visto que trataba de un personaje que se llamaba Tobí no había podido ignorar este pequeño libro con una encuadernación de cuero rojo y un titulo escrito en letra de oro. Cada cosa que tenía un cualquier lazo con un “Tobí”, no podía ignorarlo…

Al mirar este libro empezó acordarse de que cuando tuviera 15 años encontró a un joven hombre un poco más viejo que ella que tenía 22 años. Tan pronto como sus miradas se cruzaron se enamoró de él. Era alto y tenebroso, moreno, con la piel bronceada, con los ojos azules, una boca con los labios pulposos… ¡En una palabra era bellísimo! La sedujo muy fácilmente.  Se encontraron todos los días en el café en la calle de Felicidad, bebían un chocolate con leche y se marchaban hasta la playa donde paseaban durante muchas horas. Por la noche se iban en un mesón en el pueblo vecino.

Esta historia de amor perfecta y maravillosa duró durante algunos meses hasta que estuviera embarazada. Él, se fue sin decírsela, la dejó sin noticias. Esperó durante mucho tiempo que volviera pero no fue el caso. No le vio nunca más.

Cuando su hijo nació, estaba sola, abandonada por todos, abandonada por su familia y por su amor… entonces tomó la decisión la mas importante y la mas cruel de su existencia. Abandonó a su hijo porque sabía que no podía criar de manera conveniente. Fue la decisión que rompió a su vida para siempre.

En cuanto pudiera pretender ser una buena madre buscó a su niño, buscó en todos los lugares posibles pero sin suceso. Su niño se quedaba imposible de encontrar.

Lucia salió de sus recuerdos… ahora tenía 73 años, era vieja, pero todavía viva, y entonces continuaba buscar su niño aunque supiera únicamente su apellido: Tobías llamado “Tobí”.

La esperanza es el motor de la vida, cesar esperar es como morir…

La tierra es azul como una naranja…

Classé dans : Non classé,POESIA — 31 octobre, 2012 @ 1:49

« La Tierra es azul cual una naranja »… Paul Eluard

La tierra es azul cual una naranja… La tierra es azul como una naranja... dans POESIA orange

 

Tierra aparece como una naranja extraordinaria que sería azul.

Si pudiéramos exprimir su zumo, sería azul y claro como si fuera agua.

Si pudiéramos saborear su zumo, sería dulce, sería un verdadero placer para la lengua.

Si pudiéramos sentirla, nuestra nariz sería como transportada en un paraíso de olores cada una mas maravillosos que los demás; podríamos sentir el olor de la tierra y él del aire puro.

Si pudiéramos ponerla en nuestra mano podríamos sentir su piel granulada, y podríamos sentir su calor como si fuera en erupción del interior.

Sería una felicidad sin nombre…

 

La tierra es azul cual una naranja de la que el hombre puede disfrutar pero no destruir…

Biografía inventada

Classé dans : ESCRITURA,Non classé — 30 octobre, 2012 @ 6:34

Biografía inventada dans ESCRITURA vieillefemme3501-233x300Me llamo Alba Rosa De La Torre, tengo 78 años, nací el 9 de julio de 1934 en Lima. Soy viva todavía pero me queda poco tiempo. Durante mi vida hice muchas cosas, en efecto soy famosa como actriz, pudieron verme en películas muy conocidas como « Frida », « la Cucaracha matador »,  « Batman » o « Bandidas » y soy orgullosa decirles que trabajé con Woody Allen en « Vicky Christina Barcelona ». Durante mis años de éxito, tuve mucho éxito con los hombres, sin falsa modestia, tenia un físico muy agradable, es porque me case 7 veces (me gusta el dinero). El principio de mi carrera de actriz fue muy difícil, vivía con mis 5 hermanos y mi familia era pobra, tuve que dejar la escuela cuando tenía 14 años para ayudar a mi familia. Y un día, cuando iba de paseo cerca de mi casa, un hombre se me acercó y me dijo « eres muy guapa, ¿ya pasaste en la televisión? » le respondí que no, me contestó « ¿le gustaría? » os dejo adivinar mi respuesta. Empecé con algunas publicidades para unas marcas famosas como Coca-Cola, Colgate, Danone. A pocos años, ya me reconocía la gente en la calle, me sentía superior a él, ustedes saben lo que hace la celebridad, (sube muy rápido a la cabeza). Rápidamente, encontró a algunos productores, lo que me permitió alcanzar la celebridad en el cinema. Era una actriz excelente, y era la gente quien lo decía, no yo, pero lo pensaba también. No debería decirles pero tuve algunas con celebridades, como Bruce Willis. Pero no les diré mas, lo siento, terminaré sobre un aconsejo muy bueno, tienen que ver mis películas, nada mas.

12
 

Blogdes3eme2salondupolar |
Voyageursurterre1872 |
Peigneurs de comètes |
Unblog.fr | Créer un blog | Annuaire | Signaler un abus | Résidence d'Artistes
| Mazzitelli1998
| Prixrayban